home | sinopsis | ficha téchnica | trailer | prensa | guestbook | contacto


El Rey de Palma – La vida de Bruno

El Rey de Palma recuerda a una vieja gloria del cine con su cigarrillo en la comisura de los labios y los hombros inclinados hacia adelante. Con su amigo Flocky, un perrito blanco, se pasea por el casco antiguo de Palma – “su“ – Palma.

Tiene 64 años, y cuando se detiene, su cuerpo empieza a balancearse como un metrónomo. Cuando está contento, se frota las manos. Su pelo oscuro, corto y bien peinado muestra siempre una raya perfecta; sus ojos azules observan el mundo con una mezcla de curiosidad, bondad y penetración:

“Soy Bruno Regnault de Maulmin, y tal vez sea el rey de Palma. Pero no sé si todo el mundo lo sabe. Pienso que soy el rey de Palma, pero no como el Rey de España… porque me tomo alguna cosa por la calle, me paseo con mi perro y me comporto correctamente.”

Bruno es francés y camina a diario por su reino, el centro de Palma de Mallorca. El casco antiguo posee el encanto de una pequeña ciudad italiana: paredes altas de piedra arenisca serpentean por un dédalo de callejuelas estrechas. Casas modestas, con sus entradas pequeñas, alternan con las mansiones de la nobleza y los claustros religiosos. He aquí su mundo exterior.
 
Su mundo interior es el de un chico que percibe la vida a su manera puesto que padece esquizofrenia. Lo que cuenta para él son los detalles y los encuentros de la vida cotidiana: cuando Dios le habla, cuando se pierde porque su perro Flocky quiere hacer su voluntad y lo lleva donde quiere; también cuando se extraña de que la policía no lo haya detenido durante su paseo, cuando lo disfrazan o cuando ha olvidado que tenía un sobrecito de mayonesa en el bolsillo, y que se derrama.

Hace 16 años, Bruno vivía solo en Paris. Como no lograba controlar su vida cotidiana y tenía problemas para gestionar su dinero, su familia franco-española decidió acogerlo. Entre otras razones, para evitar que fuera internado en un centro especializado.
Adora a su familia, en la que se siente protegido, recibe cariño y lleva una existencia apacible. Es una persona vital y profundamente optimista. A menudo redescubre la vida en todas sus manifestaciones. Aborrece la maldad, la violencia, la injusticia y la inmoralidad. Es un ciudadano perfecto. Pero a causa de su enfermedad, tiene accesos de malhumor que pueden incluso degenerar en enfados.

La película se introduce en la vida diaria de Bruno y ahonda cada vez más en su vida anterior. Pero súbitamente todo se tambalea cuando su amigo Flocky desaparece para siempre.